viernes, 16 de julio de 2010

¡Me voy a Togo y a Benín! (2 Août 2010 au 17 Août 2010)




En dos semanas estaré volando hacia Lomé, capital de Togo (África), para iniciar una ruta de fetiches, costumbres, ideologías, etnias, colores, lenguas, alimentos, sonrisas, personas, tribus, natura, creencias ancestrales, religiones, trajes, pinturas, ritos, mitos, tabúes... una ruta para descubrir un pequeño territorio no más grande que la Comunidad de Aragón (Togo) y otro no más grande que Aragón + Cataluña (Benín), pero que en su diminuta extensión en relación a la gran extensión terrestre que ocupa el planeta Tierra, se encuentran escondidas tradiciones milenarias, gente plena de creencias e historias personales, gente que deja un hueco a las almas y espíritus de sus antepasados: abren el "mercado de las almas" por la noche para que libremente estos espíritus se paseen a comprar lo que deseen; gente que cree que las serpientes tienen un poder superior; gente que necesita realizar (y cree en) las limpiezas energéticas a través de la magia del vudú; gente que se atiborra de fetiches; gente que cree en lo inmaterial mucho más allá de lo emocional y lo físico; gente que no serían ellos fuera de su etnia o tribu, enmarcados dentro de su religión, cultura, costumbres y creencias; gente que hablan diferentes lenguas (inentendibles para mí) aún estando a metros de distancia; gente que no creen en ellos mismos (o sí?) pero en su religión y en su pueblo...
.
Dos países del que poca documentación encuentro y escasos escritos hay fuera de él (cosa que me sorprende, ¿o no? ;p, pero que yo encuentro súper interesante): Pura tradición oral pasada de generación en generación, pura vida escrita y vivida constantemente en las almas de sus habitantes y antepasados.

.
Y todo esto no es un cuento de hadas, ni un cuento de brujería, ocurre, es, en este rincón remoto del planeta.







Estas creencias, estas vivencias, esta forma de llevar la vida y de relacionarse con los demás, con la vida, con la muerte, con sus antepasados... es Togo y es Benín, con esa complejidad de ritos, colores y olores, que hacen de África un continente tan rico de costumbres y creencias que tanto me apasiona explorar.



Os lo cuento a la vuelta! :)

No hay comentarios:

Publicar un comentario